martes

Me Está Doliendo Una Pena


(Esto es algo que escribí hace mucho, mucho, mucho, cuando tenía 15 años, a quién me descubrió el amor y que aún sigue a mi lado)

(Óleo "Esencia"- Ileana Cerato)
 
...Me está doliendo una pena….

Cuando pase el tiempo, cuando tu cuerpo se esté convirtiendo en cenizas, cuando ya no existas…..yo seguiré pensando en ti.


Siempre.

Y entonces, al igual que la canción diré… “Me está doliendo una pena”….

Sentiré, tendré la certeza que fuiste algo maravilloso, lo máximo que puede ser una persona, que se preocupaba y luchaba por ser mejor cada día, por perfeccionarse.
Sentiré que eras lo único por lo que merecía vivir.

Tal vez, muy a diario, rueden lágrimas por mis arrugadas mejillas que seguramente tendré entonces.

Recordando.

Siempre recordando esos años, esos días que viví tan feliz junto a ti.
¿Por qué? – me preguntaré - ¿porqué arrancan de nuestro lado a las personas que más necesitamos?

Mi mente estará vagando día a día a través de esas tinieblas grises y opacas del pasado. Se que te llamaré segundo a segundo preguntándome dónde estarás, cómo estará tu cuerpo, ese cuerpo que amé tantas veces, y en que dimensión se encontrará tu alma, herida por la mía en ocasiones, y que la henchía de gozo en otras.

Te llamaré, mi vida, por si vuelves de nuevo junto a mí, y esperaré impaciente en las noches de tormenta esos brazos que me rodearon tantas veces protegiéndome del temor al fenómeno eléctrico.

Pero sé que no vendrás. Estaré por siempre sola en lecho, retorciéndome de angustia y suplicando al aire tu vuelta. Porque aún te seguiré queriendo.

Pero…

¿Cómo sabré dónde estarás? Tu cuerpo desintegrándose en la oscuridad del nicho…Tu cuerpo. Solo tu cuerpo porque tu alma descansará eternamente, lejos del dolor y del sufrimiento. Tranquila. Vivirás la paz que ahora tanto buscas en tu vida cotidiana. Y te sentirás sereno.

Yo sola, sin tu compañía. Y a pesar del miedo que tengo a lo desconocido esperaré impaciente la hora de mi partida para reunirme contigo, para que igual que antes, volver de nuevo a estar unidos y disfrutar del amor que compartimos en vida.

Y entonces no serán nuestros cuerpos los que se fundan, sino nuestras almas.
Para toda la eternidad.

(Hoy, releyendo mis escritos de adolescente, me hago consciente de cómo ha imperado desde muy temprano en mí el miedo a perder a alguien querido, a la muerte… y también hoy entiendo que ese miedo no es solo a la pérdida de seres queridos, sino que es sinónimo a la pérdida de mi yo más escondido.)

30 comentarios:

  1. Hola Verdial!

    Que lindo texto escribiste y que me dice tanto.
    Senti como fueron palabras mias.

    Desgraciadamente he tenido esa perdida hace poco tiempo.

    Un beso
    Flor

    ResponderEliminar
  2. Este bello texto prueba que el talento no se hace, se nace con él; y que el amor concebido de una manera tan enraizada como la tuya es aquel que guía tus acciones por la vida haciéndote fuerte, preclara; un ejemplo a seguir. Me gustó mucho por su sencillez y su profunda visión de la vida a tan temprana edad. Un gran abrazo y mis felicitaciones por haber tu hermosa manera de sentir.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario.
    Te refieres al escrito Paulo Coelho verdad?

    La señora que fuma en pipa se llama Paula que es el feminino de Paulo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pues tiene mucha tela tus escritos de adolescente, ya lo llevabas dentro desde muy joven, se ve que sientes el futuro de las cosas.
    Precioso hija!
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  5. Amiga, en esta cosa de la muerte yo cumplo con todos los requisitos que estan establecidos en nuestra mentalidad occidental: la tengo un miedo inmenso...

    Si, ya se que deberia decir otras cosas... Que es el principio de la vida plena... Que entonces es cuando todo comienza de nuevo...

    Pero lo cierto es que es algo que me produce miedo... ¡Que le vamos a hacer...!

    Un abrazo fuerte, amiga, y gracias por tus palabras...

    ResponderEliminar
  6. Es un escrito que ya desde entonces apunta maneras. Está muy bien, pero que muy bien. Ese tema es más típico de la adolescencia de lo que tú puedes creer. Soy profesora de Bachiller y en los concursos litearios de alumnos leemos cosas muy tristes, como si ya estuvieran de vuelta de todo y hubieran sufrido pérdidas y desilusiones.
    Espero que ese sea el caso, porque es un texto altamente melancólico, aunque muy bello.

    Un besico

    ResponderEliminar
  7. Verdial...me encanta este escrito...
    el miedo que se apodera de una hay que quitarselo de encima...tiene mucha fuerza y nos consume...
    Esa sensación de vacio, de estar sola frente al peligro, de abismo...hay que quitarsela de encima...un puntito de valentia que a veces nos falta, no estaría mal.

    ResponderEliminar
  8. Y....esto con 15 añitos dices? madre mia verdial...si es que llevas el arte contigo mi niñaaaaaaaaaaaaaaa.
    A mi hay épocas que me ha obsesionado exagaradamente esta idea, me da pánico la muerte...mucho más...la de seres queridos, esa que no soportaría y me arrastraría a la locura...menos mal que hasta ahora he podido controlar esos pensamientos....pero hay épocas que se meten ahí con ese run run que no te abandona...para mi noviembre es un mes muy dado a ello, asi es que estoy hipersensible y tu escrito ....hoy...nuevamente...como es habitual...me ha llegado al alma.
    Un requeteplacer leerte, sentirte tan cerquita Verdial, tan cómplice.
    Abrazotedecisivo y sigue por siempre, cultivando este don que tienes.

    ResponderEliminar
  9. Es muy bello el escrito Verdial, en realidad, reflejas ese miedo a la muerte, yo creo que todos sentimos miedo a la pérdida de un ser querido, es algo que nadie lo puede evitar, es como perder una parte de tu interior, un vacío muy grande.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola verdial :) vengo desde el blog Mi plima de cristal de nuestra común amiga María, y quiero agradecerte el amable comentario que has dejado, sobre mi persona... ¡¡gracias!!
    ---

    sobre tu entrada, con toda sinceridad, ¡¡ole ole y ole!! si eso escribías con 15 años, no voy a tener más remedio que seguir leyéndote...

    abrazo agradecido

    ResponderEliminar
  11. El temor no sabe de edades. El miedo a perder lo que se ama nace junto con la propia conciencia, y permanece en mayor o en menor grado oculto tras la seguridad que se consigue en la vida.

    Todo cuanto conocemos, cuanto amamos, cuanto poseemos, forma parte de nosotros. El perder cualquiera de esas cosas hace que se pierda una parte de nuestro ser. Toda tristeza tiene implícita una despedida, a algo o a alguien, y cada pérdida representa un adiós. Un adiós al Yo que conocíamos hasta ese momento, y nos encontramos con un Yo que quizá no sabemos cómo reaccionará ante las nuevas circunstancias. De ahí viene el temor que sentimos.

    Tenemos la certeza de nuestra propia muerte y de la de quienes amamos... Ojalá tuviéramos la certeza de que hay algo más después de ella. Algo que nos permitiera continuar lo que en esta vida hemos empezado, o quizá que nos permita enmendar lo que hemos hecho mal.

    Tal vez exista algo así. Y tal vez ésto sea sólo una fantasía, un sueño que nos dé esperanza de que la Muerte no es una despedida, sino sólo un Hasta Pronto.

    Es lícito tener miedo.

    Lo que no sería lícito sería sólo mirar en la dirección de éste. Esos días llegarán, querámoslo o no. Por lo tanto, miremos el Miedo y sigamos de largo.

    Como siempre, un texto excelente. Uno simplemente no puede esperar otra cosa de tí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hace más de un año que te sigo y no dejas de sorprenderme,aveces consigues llegar tan hondo que bueno....es como si de alguna manera nos conocieramos
    Tienes un don a la hora de expresarte
    besos

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente, Verdial. La vida es dura, pero lo más duro de ella, es el que se te vaya lo que más amas.
    Te entiendo completamente, y me identifico en ese escrito.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Ya de adolescente escribías bien :) Y si, la temática y los miedos son compañeros que nunca nos abandonan.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Ya escribias muy bien.
    Esos miedos y sentimientos, creo que todos los hemos tenido y aún a veces nos hacen perder la paz. El miedo a lo desconocido y a la perdida de los que queremos.
    Es muy bonito.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  16. Quien no ha tenido miedo a la muerte no ha vivido, ha permanecido en el silencio de las tinieblas evitando la realidad uniforme y perfecta. Pero he aqui el motivo que inhunda al alma serena, y es que la muerte es una vida que se vivio y se sintio, mientras que la vida es una muerte en camino. Vivir es mas tenebroso que morir en el recuerdo del pasado.

    ResponderEliminar
  17. Perdon, por ahi dicen que tenes 15 años, es asi?
    La mierda piba, no le des bola a nadie y escribi.
    Pena (L7s7)
    http://lossietesamuraissiete.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. 15 añitos y ya tenías esos pensamientos tan intensos y profundos que se suelen adquirir con la edad, cuando una se va haciendo consciente de lo doloroso de las pérdidas.

    Es maravilloso leerte porque una siempre se identifica con todo lo que expresas, pero no solo eso, sino que tienes la capacidad de conmoverme, y te aseguro que no es fácil, porque para mi desgracia tengo un caparazón muy fuerte.

    Un besote

    P.D Y reitero lo que siempre te digo, no entiendo cómo no tienes ningún libro editado, ya quisieran muchos escritores de renombre tener la capacidad de expresión que tienes tú.

    ResponderEliminar
  19. Cada vez que van pasando los años, intento vivir más intensamente el presente y procuro no pensar en el futuro, lo que estamos viviendo es lo que cuenta.
    Un beso y mucha felicidad para ti, Verdial.

    ResponderEliminar
  20. Igualmente bello, como siempre un placer haberme pasado por tu casa. Feliz domingo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Qué maravilla de entrada. Qué dulces y apasionadas palabras tan propias de quien acaba de descubrir el amor a esa edad maravillosa, las identifico con mis poemas también a esa edad.

    Felicidades porque aún siga a tu lado quien te descubrió el amor.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Es verdad lo que dices al final. El miedo a perder a los que quieres se deja ver en muchas de las coas que te he leido. Un sentimiento muy comprensible, sobre todo para los que ya vamos teniendo unos años.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Es este un escrito de adolescente, porque si lo es me encanta y creo que es de alguien que por aquel entonces ya estaba maduro/a como persona. me has hecho estremecerme y eso solo se logra con la literatura escrita con verdadera pasión. Y supongo que tú por entonces, la tenías...
    Pero sé algo más, sé que hoy la conservas dentro de ti, por eso no dejo de leerte.
    besos!

    ResponderEliminar
  24. Querida Verdial.

    Cuanta sensibilidad,aun intacta con el tiempo,precioso temas musical,siempre directo al corazón amiga y eso se agradece.Talentosa desde muy joven pero eso no es un secreto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Siempre me siento bien cuando vengo a leer tu blog verdial...
    (“¡Mantequita, mantequita!”)

    ResponderEliminar
  26. Hola, bello blog,preciosas entradas,te encontré en un blog común,si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, pasa buena tarde,besos.

    ResponderEliminar
  27. Una bonita (y profunda) prueba de que siempre fuiste escritora. Y lo sigues siendo. Deseo que ese doloroso momento que mencionas no llegue nunca. Pero como sé que tiene que llegar, deseo entonces que tarde aún mucho, mucho tiempo.
    Me gusta tu blog, tu escritura. Un fantástico descubrimiento que he hecho a través de Anna (sin ella saberlo). Gracias. A ambas. Te sigo.

    ResponderEliminar