jueves

De Madera



Muchas veces a lo largo de su vida deseó ser un muñeco. Pero no un muñeco cualquiera, sino aquél de madera que desde que era pequeño colgaba pendido de los hilos que lo sostenían  de las manos y los pies, sujeto por un clavo a la pared. Pantalón negro, camisa a cuadros verdes, chaleco rojo, y unos zapatones negros con una gran hebilla plateada que coronaban sus calcetines a rayas. No había pelos en su cabeza de madera, fiel reflejo de una bola de billar ante cuyos ojos habían colocado unas grandes lentes con montura roja y sin cristales.

El momento de su llegada se encontraba perdido en la opacidad del tiempo. Como no lo recordaba, llegó a pensar que siempre había estado ahí, tal vez incluso desde antes de que el naciera. Sí, mucho tiempo llevaba ahí, tanto, que tenía la certeza de que habían crecido al unísono, codo con codo, que habían reído las mismas risas y llorado las mismas lágrimas, y a pesar de que en ocasiones divagaba sintiendo que dormía con él en su cama en las noches de tormenta, o cuando sus padres no iban a darle las buenas noches, la realidad es que nunca se habían tocado. Jamás. El muñeco permanecía colgado de la pared y a él jamás se le ocurrió ni siquiera rosarlo. No hacía falta, pensaba, la conexión era tan grande que todo lo demás sobraba.

Sí, él, muchas veces a lo largo de su vida deseó ser un muñeco. Aquel muñeco. Y a veces se cambiaba por él. Como ahora.

Se tumbó en la cama y dejó que cayeran sus párpados. Se dejó llevar, le gustaba dejarse llevar. En esos  instantes, sentía estar pendido de la pared, mirando sin mirar el cuadro del muro de enfrente, una réplica de la cartelera de la película Dumbo, diseñado allá por 1.941, mucho antes de que él existiera y de que existieran sus padres. Si estuviera colgado de aquel clavo, y aunque no viera con los ojos materiales, sí que vería con los de la intuición, y se esfumaría en alas de aquellas orejas grandes y sonrosadas del elefante, tan grandes que serían capaces de cobijarlo y apartarlo de la aplastante realidad. Y volaría.  Volaría a otro espacio, a otra dimensión en la que no existe el tiempo y todo lo que es presente deja de serlo. Allí se borra todo, se esfuma todo, se olvida todo. Allí se desdibuja el miedo. No lo va a negar, siente miedo aunque a veces no sea totalmente consciente de él, pero lo siente. No es un miedo de esos que paralizan  y que secan la boca a la par que finas gotas de sudor frío empapan los poros de la piel, no, es un miedo oculto pero latente, que juega a esconderse por entre las rendijas de la realidad y la confusión, que no es capaz de mostrar su presencia con valentía y que a veces, tan solo de cuando en cuando, se asoma cobardemente y ataca por sorpresa. Es de lo que quiere huir ahora. Y se siente bien allí, pendido del gancho metálico, sintiéndose muñeco. No quiere ser, en esos malos momentos, una carga para nadie, ni siquiera para él mismo.

Abre los ojos y una tenue línea de luz mortecina se cuela perpendicular por la ventana. En ella, motas de polvo dorado bailan y le hacen muecas con su danza. El no quiere mirarlas, se siente confuso y aturdido, extraño en su posición. Un dolor punzante le atosiga el pecho y se lo aplasta. Hace ademán de incorporarse. Vano intento. Sus miembros no le responden. Insiste de nuevo y esta vez mueve levemente una pierna, así, con trabajo y mucho tesón lo consigue con la otra. Después de grandes esfuerzos logra salir de la cama e incorporarse. Da unos pasos pesados y lentos y se adentra en la línea de luz camino de la ventana. Las motas de polvo juegan ahora a envolverlo mientras él observa fascinado tras los cristales e intuye fuera todo un mundo nuevo para él. Entonces el dolor de su pecho se mitiga y aspira una bocanada de aire. Respira, se da cuenta de que respira y sonríe.

Muy despacio, porque aún siente los miembros entumecidos, se desenreda de las cuerdas que prenden de su cuerpo, las deja caer, y bamboleándose, pone rumbo a la puerta haciendo equilibrios con sus piernas de madera. 

*Imagen de Aquí

11 comentarios:

  1. Oh Verdial, te has sobrepasado con tu escrito, tiene tanta vida, sueño, sentimientos, que empezaba a quedarme la piel encogida de emociones.
    Besos y me alegro de leerte de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado Mari-Pi. Voy a hacer un intento para mantener el blog más activo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre he dicho que eres la que mejor escribe del grupo, y este relato lo confirma. Me encanta tu elegante escritura.
    El relato está escrito perfectamente,consiguiendo, sin darnos cuenta y a la perfección, el cambio de personaje narrador, cuándo cambia de niño a muñeco.
    Lo dicho, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Yo si he sentido ese tipo de miedo que tan magistralmente describes e incluso me he sentido a veces muñeca con hilos que otros mueven... pero leyendo tu relato me he dado cuenta de que afortunadamente todo eso pertenece al pasado y por lo tanto me he sentido bien leyéndolo. Gracias y un beso grande

    ResponderEliminar
  5. Me es imposible no imaginarlo caminando a tientas entre hilos y motas doradas... Quizás siempre soñemos con volvernos muñecos y no empezar a ser cargas en algun momento, lo bueno es que volvemos a caminar.

    ResponderEliminar
  6. Another beautiful story.
    I wish you a nice Sunday.
    Greetings.

    ResponderEliminar
  7. Se ha hecho esperar, pero al fin has escrito otro magistral relato. Me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Qué belleza de relato. Sabes pincelar cada retazo de un pensamiento, cada jirón de un sentimiento , de un instante o de un sueño, con una maestría que estremece de principio a fin.

    Fuerte abrazo; pintora de las emociones.

    ResponderEliminar
  9. Amiga bien lo dice la anterior comentarista:eres pintora de emociones,me has tenido tensa todo el relato,tienes un dominio de la narración maravilloso,esa punzada de aliento y lucha es conmovedora.
    Un beso maestra....Maestra de maestras.

    ResponderEliminar
  10. Maravilloso, que gustazo volver a leerte, después de esta temporada tan tensa es un auténtico placer venir a tu espacio y disfrutarte...esta vez los hilos los mueves tú y sólo tú...y yo me muevo a tu gusto, porque estoy encantada de ser muñeca de madera en tus letras, dejarme llevar por tu hermoso relato.
    Te dejo mi abrazotedecisivo ya sabes que lleno de afecto y mimos, muchos mimos, cuídate mucho preciosa.

    ResponderEliminar
  11. ¿Y muñecos que mueven marionetas que a su vez tiran de carros de madera y pintura vieja?
    Siempre entresoñando letras,
    Saludos
    Antonio

    ResponderEliminar