domingo

Día 1

Todas las esperanzas puestas en aquella sala.
Y todos los miedos también.

Bolas de algodón en forma de angustia se abren paso en la cavidad de las entrañas; lento tictac del reloj con vagas muestras de continuar su camino.

Murmullos. Sordos murmullos enmarañan la estancia, conversaciones apagadas, toses, risas, que como salidos de otra dimensión se entrelazan en un zumbido molesto. La mirada no pierde detalle del ojo de buey de la puerta por si se percibiera en el interior un movimiento, un sonido… por si lo viera.

Pero no lo ve a él, solo camillas alineadas a lo lejos con palos de goteros a la cabecera. Bultos en las camillas. Casi no se ven, casi no se distinguen.

Espera, una espera más, siempre esperando.

El vientre late y se hace sentir. No, no es él quien lo habita, eso fue hace mucho, en otro tiempo muy pasado y muy presente. El vientre está ahora vacío y una camilla detrás del ojo de buey llena.

Viene. Cansado, herido, dolorido. Metafóricamente se acomoda otra vez en el vientre buscando la protección que le falta.

Ojos, uno, brilla cargado de miedo. Llora, tiembla, se estremece.

Noche. Fresca, oscura, tenebrosa.
Velando a su lado hasta el amanecer.
Descansa.
El espíritu se relaja y la luz llega.
Día nuevo.

Esperanza.

Imagen; sin datos - internet

10 comentarios:

  1. La esperanza que no falte. Qué sería de nosotr@s sin ella.

    Un abrazo. Feliz de "verte"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca debe faltar. Otro abrazo fuerte para ti.

      Eliminar
  2. La esperanza... tú lo has dicho, que nos aferramos a ella como a un clavo ardiendo en tantos momentos de angustia...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La esperanza, esa tabla de salvación a la que nos aferramos cuando nos ahoga la desesperación. La esperanza siempre. Después de tanta angustia son gratificantes y hermosas las últimas líneas.

    Me alegra tu regreso y volver a leerte, Verdial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Verde verdial, verde esperanza, hoy más que nunca, que gustazo volver a leerte en tu espacio y acomodarme cerquita tuyo y superar el día 1 y los que estén por venir.
    Mi abrazotedecisivo...que todo siga bien, es mi mejor deseo.

    ResponderEliminar
  5. La rotundidad de este texto procede de la hondura de su argumento. Cuando el Arte encuentra su motivo en la verdad, se envuelve en la gravedad del origen y el sentido de la Vida.
    Os deseo toda la fuerza de este mundo para atravesar este torrente y que el milagro sea posible.
    Un fuerte y profundo abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Solo la esperanza nos mantiene en pie,sin esperanza estamos derrotados .Sentindo texto que mueve y emociona...Un beso mi querida amiga....Me gusta siempre leerte.

    ResponderEliminar
  7. El cambio es la ley de la vida. Y aquellos que sólo miran al pasado o presente definitivamente perder el futuro.

    ResponderEliminar
  8. No es la falta de capacidad que debilita la vida, sino la voluntad suficiente para utilizar las capacidades existentes.
    continuar con el espíritu de alcanzar un sueño.

    ResponderEliminar