lunes, mayo 17, 2010

Flor Marchita

("Los Girasoles"  - Vicent Van Gogh - 1887 - Óleo sobre lienzo)


Mondo Cane - Riz Ortolani

Se aferró al alcohol ya pasada la cincuentena.
Se aferró a él lo mismo que hubiera podido aferrarse a los barbitúricos (que dicho sea de paso también los consumía habitualmente), o a cualquier otro tipo de droga dura o no tan dura.
Pero no. Su adicción prioritaria era el alcohol, efluvio que solía consumir mayoritariamente en las noches; en sus noches. Cuando el crepúsculo comenzaba a vislumbrarse en la lontananza ella empezaba a despojarse de sus pesares diurnos sorbo a sorbo, copa a copa, a la par que una serpenteante anestesia se abría paso entre sus sentidos y embotaba su realidad.
Entonces dejaba de ser el reflejo de su pasado para convertirse en la imagen de un distorsionado presente, la imagen que nos devuelve el espejo de una atracción de feria, de bufón real despojado de sus máscaras.

Salía a la calle engalanada con abalorios que dejaron de serlo mucho tiempo atrás, maquillando su resquebrajado autorretrato con parches de cosméticos de última generación, disimulando sus rancios olores con perfumes parisinos, escondiendo sus andares vacilantes con tacones de punzantes agujas.
Y salía a buscar a los hombres jugando a creer que la admiraban, que la deseaban, imaginando sentirse rosa prematura reinando en su trono.

Los buscaba en los colmaos y en los bujíos, allí dónde tan solo pululaban cucarachas de la noche y ratas desahuciadas, donde el ambiente enrarecido y colmado de ocultos efluvios se escapaba por entre las rendijas de sus cerradas ventanas y su puerta desconchada y ajada.; marchitas. Como ella.
Se enredaba con ellos en trapajosas conversaciones en las que nada significaba nada porque su lengua no era capaz de expresar los huecos y escasos pensamientos que su abotargada mente le enviaba. Bailaba con ellos al son de la zambra en un tambaleante vaivén arrancado de su cuerpo más por el alcohol que por la música, mostrando una silueta amorfa y grotesca contoneándose entre la estancia brumosa y enrarecida. 

Luego se ofrecía y ellos y pedía que la amaran.
Abría su pulpa áspera y seca pidiendo que penetraran en sus oscuras y pedregosas cavidades. Jugaba a sentirse fruta temprana, dulce como el mosto, fresca como sandía de verano.

Nunca recordaba su vuelta a casa. Nunca recordaba que al regresar y sin despojarse de su grotesco disfraz, introducía un papel en blanco en su máquina de escribir portátil y escribía. No era consciente de lo que escribía. Tan sólo eran palabras hilvanadas, frases plasmando su historia de esa noche, mezcla de erotismo doloroso y de pornografía denigrante, irreal relato de su realidad más hiriente.

Más tarde, al alba, de vuelta de nuevo a la verdad de su existencia, tomaba el papel impreso en momentos de euforia programada. Nunca lograba leer lo escrito. Las palabras aparecían ilegibles y las frases carentes de coherencia. Faltaban sílabas y las letras brillaban por la ausencia de compañía. Entonces se recostaba en el diván a esperar que surtieran efecto los fármacos para volver a recomponer su historia.
Pero siempre se dormía.

Y cuando despertaba de nuevo el crepúsculo se vislumbraba en la lontananza.

33 comentarios:

  1. A veces para escapar de la realidad, cuando ésta se hace dura y cruel...se recurre a sucedaneos que enmascaran la personalidad....
    Hay que luchar con todas las fuerzas para no caer en tal desesperación y hacer de una vida un "arbol caido"....
    siempre asoma una luz que ayuda si sabes verla.
    Un cordial saludo, Verdial.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante retrato de un crepúsculo descolorido y como se aferra el sol a la línea del horizonte resistiendose a su inevitable marcha

    Besos

    ResponderEliminar
  3. hOLA MI VERDIAL ESTIMADA!
    En estos tiempos... hay tantas formas de perder la dignidad...que éste,...es de los que tendría solución más o menos factible...
    ...no es el caso de otros personajes....que lo que tienen en sus venas, no es precisamente alcohol recorriéndoselas, sino VENENO....
    Me ha gustado como siempre, tu relato un montonazo...gracias por hacernos disfrutar siempre con tus letras, y sentimientos.
    Abrazote primveral

    ResponderEliminar
  4. O de como ciertas soluciones artificiales no tienen más sentido que alimentarse a sí mismas...
    Uf. Qué narración tan precisa.
    Un abrazo, Verdial

    ResponderEliminar
  5. Creo en este relato,como uno de tus grandes relatos.
    Tan genial que me ha dejado ansioso, deseando saber más y más... mientras mis ojos perseguían sus renglones cargados de mordacidad, promiscuidad y una brillante y viva oscuridad.

    ResponderEliminar
  6. Conmovedor relato, como todos los tuyos Hebrea.

    Solo que esta vez debo regañarte y decirte algo que no me gustó del texto, y es que dibujas con tus palabras a una mujer de 50 años ¡¡ como si tuviera 100 chiquilla !!..una mujer de 50 años no huele a rancio ni está marchita. Está en el comienzo de su madurez, época de sabiduría y esplendor.

    Con respecto al tema central de embutirse en alcohol o drogas para evadirse de la realidad, es una situación tremenda y que cada vez está afectando a un mayor número de personas, de todas las edades, colores y estatus sociales.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Triste pero fantástico relato, se puede percibir con toda nitidez, paso a paso, lo expresado.

    Qué imaginación tienes.

    Un abrazo

    Maite

    ResponderEliminar
  8. Anna, sucede más veces de lo que parece. Una errónea manera de escapar a la realidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Luz de Gas, no has podido describirlo mejor: aferrada a la linea del horizonte resistiéndose a marcharse.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Sara, desgraciadamente en la actualidad cada vez se pierde la dignidad con mayor frecuencia, y no solamente por los mismos motivos que mi protagonista.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Xibeliuss, es una pecha que se eche mano de cirtas cosas dañinas para para no caer en el hoyo.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola querida Verdial.

    Vicent Van Gogh ,Mondo Cane y un texto que desborda drama y soledad,escrito para mover mis emociones la figura de esa mujer se va dibujando claramente,la tristeza de muchas personas que no pueden manejar las herramientas necesarias para asumir etapas que se presentan.Evadir la soledad a un precio muy alto emocionalmente y físicamente.
    Muy bien escrito Verdial una maestra de la que tenemos mucho que aprender quienes admiramos tu estilo.

    Un abrazo artistaza!

    ResponderEliminar
  13. Moderato, gracias por tus palabras, todo un halago para mí viniendo de alguien como tú.

    Bedos

    ResponderEliminar
  14. Alternativa, totalmente de acuerdo contigo. El que lo haya escrito no significa que lo piense así.
    En realidad es un relato basado en alguien real. Lamento desconocer como es su vida ahora.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Maria Teresa, een verdad es muy triste, y son tantas las personas que padecen ese mal...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. América, es el pago que algunos realizan al no aceptar el paso del tiempo, ni aceptarse a si mismos a tiempo real.
    Un gran error.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  17. Es un relato amargo como la cáscara de una nuez verde (digo, emulando la frase de la conocida fábula), pero contiene también toda la hiel que acumula a veces la vida desencantada y desnortada.
    Realmente hace pensar, compadecer, temer...y admirar a la autora, tú.

    ResponderEliminar
  18. La vida es despiadada y se ceba, sobre todo, en algunas pobres gentes... No me extraña que la mujer busque refugio en el alcohol. En otro caso, sin duda, habria explotado...

    Tremendo relato, amiga, magnificamente escrito pero despiadado con la mujer, como la propia vida.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Un relato muy bien escrito, distintos a otros tuyos, pero que muy bien.

    Un traguito para alegrar nuestra vida combinado de una buena comida acompañada de una buena compañía es muy agradable, pero no hay que abandonarse a ello para escapar de la realidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Las que personas que se tragan el cuento de que se debe ser feliz no importa el costo, son aquellas que caen el la felicidad portátil y fácil de algún tipo de estas drogas ellas y aquellas que han sido dejadas cuando más ilusionadas estaban creo que son generalmente mujeres, ya que es más fácil para ellas tras una copas cruzar la línea que hay enre ibertad para elegir y lbertinaje. En todo caso como dices tú, disfrazan el amor sórdido y bajo de coqueteo joven, de lo cual aprovechan otros que viven en su misma condición; al final sólo hallan degradación y vergüenza, un círculo vicioso del cual no pueden salir. Aquí en Perú me he topado con chicas que "no saben cómo vivirían si cerraran tal o cual discoteca" y que hallan en el fin de semana de juerga su única razón de vivir "toda la semana". Un abhrazo Verdial.

    ResponderEliminar
  21. Un relato amargo y crudo, pero bello, y muy original.
    Recuerda la canción de Triana "del crepúsculo lento nacerá el Rocío"
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Triste es la vida cuando piensa el alma...
    triste es vivir si siente el corazón
    ...

    Saludos flamencos

    ResponderEliminar
  23. Es tristísimo, por desgracia he conocido algún caso parecido, es terrible como el alcohol puede destrozar una vida.
    Un estupendo relato, a pesar del fondo tan amargo.
    Un beso, Verdial.

    ResponderEliminar
  24. La protagonista de tu historia estaba metida en una espiral interminable, me recordó en cierta medida a la historia de Judy Garland a la que los estudios para rentabilizarla la tenían constantemente drogada: drogas para estar despierta y drogas para dormir. Al final terminó como una muñeca rota. Lamentable muchas de las historias que se escondían detrás el Star System.
    Un saludo afectuoso, y sigue escribiendo así, cada día te superas.

    ResponderEliminar
  25. QUé tristeza terminar así de esa manera!. Que cosa le ha de haber sucedido para llegar a ese extremo, a un agujero negro del que dificil es salir.

    Un besazo astemio!

    ResponderEliminar
  26. Girasoles como soles que nos iluminen...

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. Triste, pero por desgracia muy real. Tiene que ser muy duro lo alguien ha pasado para terminar asi.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Vaya!me sorprendió esta vez tu relato no sé si más por la dureza que por la tristeza que se percibe, de pronto me dió miedo esa soledad aveces tan deseada al cabo de los días.
    Sabes? ayer estuve en tu tierra y desde lo más alto de la Giralda pude tener una visión única de un lugar único donde los halla para soñar.
    un beso muy fuerte de esta Malagueña

    ResponderEliminar
  29. Muy buen relato, esa dolorosa lontananza... que huye y posee, entre fantasmagóricas realidades.


    Un abrazo Verdial.

    ResponderEliminar
  30. Leerte es tener la certeza de que se nos encogerá el alma, porque captas en tus escritos un pedazo de alma de los personajes reales de un modo u otro.

    Un par de veces vi pasar un bar una mujer así, de edad parecida, maquillada y vestida para el oficio, alcóholica también, seguramente, "buscando trabajo" porque ya no la querían en un club. Esto le contaba a un camarero. Sentí una tremenda compasión.

    Gran relato, Verdial, recolectora de sentimientos.


    Un abrazo
    Teresa

    ResponderEliminar
  31. Rosa Cáceres, verdaderamente la protagonista es amarga como la hiel. Hay tantas como ella...

    Antiqva, realmente es como la vida misma. No tenemos más que mirar hacia cualquier lado para ver casos similares.

    Mari-Pi-R, efectivamente un traguito no está mal, pero al igual que otro tipo de drogas, mejor mantenerlas lejos.

    El Drac, cuanta razón en tus palabras...vidas de fin de semana.

    Dama, ojalá que a todos los que estén pasando por la misma situación les nazca el Rocío.

    Migueol Martínez, gracias por tus palabras y una satisfacción que hagan pensar.

    Pedro Delgado, preciosas estas estrofas de "El arrepentimiento" de Espronceda.

    Irene, yo creo que todos hemos conocidos casos similares, ya sea alcoholu otro tipo de droga. Denigrante.

    Lola, una pena lo de Judi, otra muñeca rota que manejaron a su antojo.

    Dani Hunting, a veces lo más insignificante puede llevar a la más triste decadencia... todo depende de cada uno.

    La Sonrisa de Hiperión, que no nos falte la luminosidad del girasol... y que no se marchiten.

    Dalla, en verdad que es triste. Vamos a cruzar los dedos por si acaso.

    Rosa, la visión que se tiene cuando se está en lo más alto de la Giralda es inconmensurable. Hace tiempo que no subo y tu comentario me ha despertado el gusanillo.

    Merce, como ya he anotado anteriormente es un relato con tintes de realidad. Muy triste.

    Besos y abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  32. No es difícil perder el norte, cuando el alma está rota...

    Me trajiste recuerdos de gente querida que no consiguió salir del hueco.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
©2012. Con la tecnología de Blogger.