domingo, junio 08, 2008

Las Animas Benditas

"Animas Del Purgatorio"-Alonso Cano


A veces mi madre tenía que asistir a una misa de difuntos y mi hermana y yo quedábamos al cuidado de mi abuela paterna que compartía la vivienda con nosotros, (o nosotros con ella puesto que la casa era suya) y cuando digo nosotros me refiero a mis padres, mi hermana (19 meses menor que yo) y yo.

Cuando mis padres se casaron mis abuelos paternos dejaron su casa a la nueva pareja y ellos se refugiaron con todos sus enseres en una habitación de la misma. Posteriormente mi abuelo murió y mi abuela fue la única inquilina de la habitación. Esa habitación a mi hermana y a mí (4 y 5 años) nos daba mucho morbo, porque mi abuela raras veces nos dejaba entrar en ella. Tenía una cama, una mesita de noche, una cómoda con un gran espejo y una mecedora. Nosotras nos desvivíamos por ver que guardaba en esa cómoda pero ella nunca nos dejaba ver nada, lo cual provocaba más misterio aún. Alguna vez que otra y cuando ella comía o hacía sus necesidades (mi abuela, siempre vestía negro, casi nunca salía de casa y a pesar de que no era excesivamente mayor, 70 y algo de años, vestía y se comportaba como una verdadera anciana, digo yo que sería cosa de la época, antes de la mitad de los 60) le registrábamos los cajones. Del cajón de arriba salía una caja de polvos sueltos para la cara “Maderas de Oriente”, un frasco de brillantina, un peine para piojos a pesar de que nadie en casa los tenía y ella se empeñaba en peinarse con él, y otro frasco de colonia “Embrujo” que sólo usaba en las ocasiones especiales. Los otros dos cajones no los podíamos abrir porque estaban cerrados con llave.

Había en la habitación un olor mezcla a perfume y a rancio porque ella se empeñaba en tener casi siempre la puerta cerrada (“que puñetera niñah éhtas hacé er favó de dejá la puerta cerrá.) A nosotras nos olía a viejo, por lo que su imagen junto con el olor nos daba la certeza de tener una abuela vieja, como las de los cuentos.

Y cuentos era los que nos contaba ella las escasas veces en que mi madre se ausentaba al caer la noche. Cuentos antiguos de su niñez, ya pasados de moda pero que nosotras, desconocedores a esa edad de la evolución de la vida, creíamos a pie juntillas. Sus cuentos o leyendas provenían de su infancia, antes de 1900 y estaban llenos de misterios, de tragedias, de desamores, de niños abandonados, del “sacamantecas” del “tío der saco “ y sobre todo de “las Animas Benditas”.
Mi abuela era fiel creyente de las ánimas benditas (almas de fallecidos que o bien andaban en el purgatorio a punto de purgar sus pecados, o bien andaban ya en el cielo recién estrenando la presencia de Dios pero que aún no gozaban de todos los privilegios).

Yo no sé si lo hacía intencionadamente, pero esos días, que casi siempre eran en crudo otoño o invierno, ella pasaba al oscurecer, de cantarnos canciones infantiles a pedirnos rezar por las dichosas Animas Benditas.
Se sentaba en la mecedora y nos tomaba a mi hermana y a mí en brazos, cada una sentada en una pierna suya, y empezaba a mecerse hacia delante y hacia detrás y comenzaban las historia y los rezos. Se empeñaba en no encender las luces del patio, por lo que la casa quedaba en una penumbra para mí sobrecogedora, y creo que para mi hermana igual, pues tan sólo alumbraba una débil lamparilla que tenía en la mesita de noche.
“Venga niñas, vamoarezá por las Animas Benditas, que ellas nos están viendo y nos cuidan, y lejace farta un poquito de de nuestros rezos pa salí der purgatorio… Dios te salve maría llena eres de gracia el señor es contigo”… Y mi hermana y yo la seguíamos con la lengua trabada y el miedo en el cuerpo, porque sentíamos que por el patio andaban esas ánimas para que no dejáramos de rezar por ellas y poder salir así antes del purgatorio.

De cuando en cuando mi abuela interrumpía sus rezos para decir: “ Hay que ve lo que tarde tu madre, si ya ez noche cerrá. Dios Mío Dios mío, ¿Por qué tardará tanto?” Y mi hermana y yo pensábamos que mi madre tal vez nunca volviera, que el ánima bendita del difunto a cuya misa por su alma había asistido se la llevaba para siempre, porque mi madre era una mujer de pies a cabeza, alta, delgada, elegante dentro de su pobreza y sobre todo bellísima.

“Por favó, por favó, Virgenzita, que no se la lleven” eran nuestros ruegos para los adentros.

Cuando mi madre volvía nuestros corazoncitos dejaban de galopar aceleradamente y nuestro respirar se hacía sereno.

“Anda niñas, que ya está preparao el arró der puchero para comé” decía mi madre.

Y nosotras nos tomábamos aquel arroz caliente y caldoso, con su ramita de yerbabuena, que nos sabía a gloria, pero no por el plato en sí, sino porque mi madre estaba de vuelta.

Pero eso sí, esos días y cuando nos acostábamos las dos (en la misma cama) mi hermana y yo rezábamos por las pobres ánimas benditas para que salieran pronto del purgatorio. Y sobre todo para que no vinieran a molestarnos y nos dejaran en paz.

27 comentarios:

  1. Niña, debemos ser de una época parecida No conocí a mis abuelos, pero si tuve unas tias-abuelas que usaban esos mismos polvos, tenían una cómoda que a mí me encantaba que la abrieran y ufff, ¡cuántos olores y recuerdos has traido a la memoria!
    En cuanto a tu comentario te diré que esos "dioses menores" son los duendecillos del dibujo que tengo en el post, a los que yo les dí vida en su día,
    http://misrelatosyotrascosas.blogspot.com/2008/04/me-me-me-voy-pa-la-cocina.html
    Es un dibujo que me regaló uno de los chicos que me hacen comentarios "Necio Hutopo" y como me hicieron gracia por determinadas cosas que ya vamos trayendo desde que nos comentamos, pues nada, que la imaginación se dispara y me están sirviendo para darles vida, cosa además que hago con mucho gusto y disfrute
    Espero que todo hay quedado aclarado
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Buenas, es la primera vez que entro en tu blog y bueno, en primer lugar felicitarte porque por lo poco que he visto está bastante bien.

    Del tema que comentas, me ha traído bastantes recuerdos de mi niñez. No se que nombre técnico tiene: complejo de Edipo, de Electra... pero lo cierto es que también me daban pánico las ausencias de mi madre, aunque fuera para comprar el pan. Que mal lo pasaba...

    Recuerdo también que en casa de mis abuelos, una antigua casa de principios de siglo, había una habitación como la que mencionas, una habitación misteriosa en la que había muerto una mi tía siendo niña y donde rara vez entraba, unas veces por miedo, otras por respeto. Hoy día forma parte de un moderno loft, o eso al menos creo adivinar desde la antigua ventana...

    Saludos y me pasaré mas veces por aquí, me ha encantado este paseo.

    ResponderEliminar
  3. Qué grande... el arró de puchero, lo que me planta mi madre por delante después de un largo viaje y el frío gobierna la noche.

    Huele a añejo, es tu relato, sí.
    A mí también me contaron alguna vez un cuento de terror de las ánimas... terrible.

    Besos
    P.D.: Gracias por mecernos a todos

    ResponderEliminar
  4. Un pucherito se me ha antojao a mi ahora miarma...con un collito de yerbabuena que tape medio plato...

    Mi abuela recurre a las ánimas benditas en algunos casos, cuando acecha algún mal, la verdad es que el nombre da un poquito de acojone, pero como ella misma dice:

    -a quién hay que tenerle miedo es a los vivos...

    ¡Un saludasso!

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Verdial, graciñas por pasarte por mi blog y dejar tu comentario.
    Bonita exposición de un recuerdo compartido por la inmensa mayoría de los ya adultos!
    Fíjate qué lejos están tu casa y la mía, y bien pudiera decirse que tus recuerdos son mis recuerdos.
    La ánimas benditiñas nos acompañen.
    Pero sin pucherito ni hierba buena.
    Un biquiño desde Coruña..
    Diana.

    ResponderEliminar
  6. que maravilla como has descrito el patio y la casa de noche y esas historias que oimos cuando niños, yo pasaba un miedo terrible con esas cosas, no he pasado noches temblando.

    Me ha encantado como lo has contado.

    Enhorabuena, saludos

    ResponderEliminar
  7. Me traes aromas antiguos y muchos recuerdos. Y las ánimas que me daban un pánico tremendo, con las historias de la abuela. No me queda más que agradecerte tanta nostalgia.
    UN enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La figura de tu abuela me ha traído, inevitablemente, el recuerdo de la mía. Mi abuela también le rezaba a las “benditas ánimas del Purgatorio” y vestía siempre de negro. Incluso usaba brillantina y polvos de Maderas de Oriente... y olía a colonia de lilas.

    Me ha encantado volver a leerte en este delicioso y evocador relato.

    ResponderEliminar
  9. Mira primero el, post del día 19 de Marzo "Dioses menores",
    http://misrelatosyotrascosas.blogspot.com/2008/03/los-dioses-menores.html
    y después el del 29 de abril "Me, me, me voy pa la cocina",
    http://misrelatosyotrascosas.blogspot.com/2008/04/me-me-me-voy-pa-la-cocina.html
    quizá así lo entiendas un poquito.
    He estado mirando en tus blog a ver si tenias dirección de correo electronico (para ponerlo más clarito) y me he llevado una sorpresa, creo que tú también te la vas a llevar cuando leas uno de esos post.
    Un besico

    ResponderEliminar
  10. La Casa Encencida, yo pienso que los abuelos siempre guardan algún que otro "miesterio" ante los ojos de sus nietos. Ya sabes, los abuelos lo son casi todo para los niños.

    du guiesclim, cuando somos niños y nuestros padres nos dejan solos, aunque sea por un momento, el miedo que sentimos a que no vuelvan es imperioso.

    adr, el arro der puchero nació, creció y vivió con nosotros. En mi caso, aún vive. Y las ánimas, si no me fallan las cuentas, ya estarán todas en el cielo según mis cuentas. Pues no le he rezado yo veces las oraciones de indulgencia cuando estudiaba con las monjas.

    Moe, en mi casa también se le echaba una guena rama yerbaguena que arrancaba mi madre de la maceta del corral. Estaba sembrada en una lata grande de tomates.

    Diana, ya ves que casi todos tenemos los mismos recuerdos de niños, cada cual con los de su lugar, pero al fín y al cabo los mismos.

    Luz de Gas, yo también temblaba, pero como dormía con mi hermana pequeña en la misma cama, pues algo me consolaba el miedo. Que cosas nos contaban hijo, hoy dirían que es "maltrato psicológico".

    Herodes, tesoro, ¿qué seríamos sin estos recuerdos, sin estas raíces nuestras, si no pudieramos saborear los recuerdos de nuestra etapa más feliz?.

    Sirena Varada, pues tu abuela y la mía, como si fueran hermanas. Vaya que sí.

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  11. Por cierto el diseño que tienes de blog me gusta un montón, que fresquito y húmedo.

    Simpre me gustó mucho el verde, quizás por eso me embrujé por unos ojos de ese color

    ResponderEliminar
  12. Luz de Gas, fíjate que a mí también me prendaron unos ojos verdes. Pero eso fue hace mucho, mucho...

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado leerte, pues has logrado despertar recuerdos un tanto dormidos. También mi abuela tenía una gran "cómoda", donde guardaba sábanas con olor a neftalina, y en los grandes y profundos cajones de arriba, a los que tenía que acceder, acercando una silla, también guardaba sus polvos y la colonia Maderas de Oriente.
    No había agua corriente en la casa, y para asearse en las mañanas, se echaba el agua de una gran jarra en un precioso palanganero. Luego mi abuela peinaba una larga trenza, que envolvía con gran destreza en un moño, y le echaba unas gotittas de aquella dulzona y penetrante colonia :-)
    Yo dormía en su cama, rezando un largo rosario con todos sus misterios y un montón de salves y avemarías. ¡¡Señor, cuántos recuerdos!! Para mí ha sido una infancia muy feliz, estrechamente ligada a la de mi queridísima abuela.
    Gracias por tu visita a mi blog. Eres una estupenda escritora. Cuentas las cosas de una forma entrañable y cercana. Felicidades por tus estupendos blogs.
    La cocina me encanta, y me detendre con tiempo en el tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Verdial, es tan grato lee tu relato por la verdad de vida que contiene, esa intimidad que narras me hace sentir como una invitada especial a un suceso especial: algo muy tuyo, que te pertenece y entregas. ¡Cómo son de potentes y marcadores los momentos de la infancia!. Esa abuela que describes es tan humana, tan de carne y hueso, muy alejada de los estereotipos. Queda tan patente la cultura de esa otra generación y aunque para una, esas creencias, esos modos de ver, sentir y pensar estén muy lejos de los propios, de algún modo es una herencia riquísima y nutriente.

    Un abrazote y besos para ti!

    ResponderEliminar
  15. Tengo más de 35 años de ser devota de las Animas Benditas (mis animitas) siempre me han
    Protegido de todo mal. Nunca le he rezado esta oración pero la publicare en homenaje a ellas
    Siempre hablo con ellas y le pido como si fuera Dios o la Virgen, creo en ellas y las respeto,
    cuando voy a la iglesia les coloco una vela blanca, nunca me han defraudado. Las quiero

    ¡Oh! mis trece ánimas benditas , a vosotras pido por amor de Dios, que mi ruego sea atendido.
    Mis trece ánimas benditas sabias y entendidas, por la sangre de Jesús derramada, que mi ruego
    sea atendido. Mi señor Jesucristo que a vosotras protege, me cubra con vuestros brazos y proteja
    con vuestros ojos. ¡Oh! Dios de bondad, tu eres mi defensor en la vida y en la muerte, pido que me
    libres de las dificultades que me afligen. ¡Oh! Mis trece ánimas benditas sabias y entendidas, alcanzadas
    las gracias que os pido, (HACER PETICION) quedaré devoto vuestro,
    estas son herencias dejadas por nuestros abuelos
    rosalba

    ResponderEliminar
  16. He tenido la suerte, desde hace tiempo, de ser devoto de las almas del purgatorio, y solo puedo dar testimonio de la cantidad de parabienes que he podido obtener.

    En mi búsqueda permanente de sitios donde se propage esa devoción, he descubierto un sitio: www.lasalmasdelpurgatorio.com que está muy bien, muy asequible, con historias muy lindas.

    ResponderEliminar
  17. Me he sentido identificada con tu relato, ha sido muy agradable y todo un placer leerlo.
    Gracias por escribirlo!

    ResponderEliminar
  18. a mi yevo tiempo teniendo inprecion que alguien esta en la abitacion que aho diossssssssssssss ayudarme y darme concejos gracias

    ResponderEliminar
  19. Mi abuela también tenía lo que por aquí se llama "peinilla", seguramente venía de la misma función: prevenir piojos y liendres.
    En los tiempos de mi abuela "pasar la peinilla" era uno de los varios pasos que la peinadora daba hasta llegar al moño.
    Merece la pena escribir sobre aquellas cosas para que no se olviden.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  20. Hola, hace unos dias mi padre murio y mi hermana recibio al noveno dia del rosario la visita de una sombra de una mujer, queremos suponer que es el alma de mi abuelita que viene por su hijo, la desperto por la noche unos toquidos en la puerta, ella solo los escucho, cerraba los ojos y oia murmullos inentendibles, se levanto y sentia que alguien la perseguia y fue cuando vio la sombra, ¿es una anima? es una duda que tengo yo y ella, rezaremos por el eterno descando de mi padre....

    ResponderEliminar
  21. Hola,creo mucho en las animas por que mi abuela las nombraba siempre,nunca he tenido una bision de ellas ni me han espantado ojala nunca lo hagan,pero si me han concedido muchos favores,siempre que mis hijos no llegan les rezo pidiendo que me los traigan y llegan enseguida,y asi les he pedido cosas y no se tardan en concedérmelas de verdad les rezo siempre y creo mucho en ellas un beso a todos.

    ResponderEliminar
  22. soy fiel cryente de las almas, doy fe y testimonio de lo mucho q he podido avanzar con ellas de la mano

    ResponderEliminar
  23. Animas benditas que en el purgatorio están que Dios las saque de pena y las lleve a descansar oración a las 13 ánimas benditas

    "Oh, mis trece Animas Benditas, a ustedes pido por amor de Dios, que sea atendido mi ruego, Mis trece Animas Benditas, sabias y entendidas, a ustedes pido por la sangre que Jesús derramara, que mi ruego sea atendido. Mi Señor Jesucristo, que a ustedes protege, me cubra con vuestros brazos y proteja con vuestros ojos. Oh Dios de bondad, Tu que eres mi defensor en la vida y en la muerte, pido que me liberes de las dificultades que me afligen. Oh mis trece Animas Benditas, sabias y entendidas, alcanzadas las gracias que pido (petición) quedare devota suyas y mandare publicar esta oración y rezar un Padrenuestros y un Avemarías durante trece días. Agradecida."

    ResponderEliminar
  24. prometí publicarlo... Gracias animas benditas
    "Oh, mis trece Animas Benditas, a ustedes pido por amor de Dios, que sea atendido mi ruego, Mis trece Animas Benditas, sabias y entendidas, a ustedes pido por la sangre que Jesús derramara, que mi ruego sea atendido. Mi Señor Jesucristo, que a ustedes protege, me cubra con vuestros brazos y proteja con vuestros ojos. Oh Dios de bondad, Tu que eres mi defensor en la vida y en la muerte, pido que me liberes de las dificultades que me afligen. Oh mis trece Animas Benditas, sabias y entendidas, alcanzadas las gracias que pido (petición) quedare devota suyas y mandare publicar esta oración y rezar un Padrenuestros y un Avemarías durante trece días. Agradecida."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometí publicarlo ....Gracias ánimas benditas

      "Oh mis trece Animas Benditas, a ustedes pido por amor de Dios, que sea atendido mi ruego, mis trece animas benditas, sabias y entendidas, a ustedes les pido por la sangre que Jesús derrama, que ni ruego sea atendido, Mi señor Jesucristo que a ustedes protege, me cubra con vuestros brazos y proteja con vuestros ojos. Oh Dios de bondad, tu que eres mi defensor en la vida y en la muerte, pido que me liberes de las dificultades que me afligen, Oh mis trece Animas Benditas, sabias y entendidas, alcanzadas las gracias que pio (petición) quedaré devota suyas y mandaré publicar esta oración y rezar un padrenuestros y un Avemarías durante los trece días...Agradecida...
      confío y espero que me petición sea atendida y me liberen a mi hijo...

      Eliminar
    2. Miranda...prometí publicarlo ...Gracias Animas Benditas ...

      "Oh mis trece Animas Benditas, a ustedes pido por amor de Dios, que sea atendido mi ruego, mis trece animas benditas, sabias y entendidas, a ustedes les pido por la sangre que Jesús derrama, que mi ruego sea atendido, Mi señor Jesucristo que a ustedes protege, me cubra con vuestros brazos y proteja con vuestros ojos. Oh DIOS de bondad, tu que eres mi defensor en la vida y en la muerte, pido que me liberes de las dificultades que me afligen, Oh mis trece Animas Benditas, sabias y entendidas, alcanzadas las gracias que pido (petición...*) quedaré devota suyas y mandaré publicar está oración y rezar un padrenuestros y un Avemarías durante los trece días.....Agradecida...confío de corazón que mi petición sea atendida para que mi niño sea liberado, se encuentre bien y pronto lo tenga a mi lado... gracias....

      Eliminar
  25. Prometi publicar esta oracion....
    Oh! Mis trece animas benditas, a ustedes pido por el amor de Dios que mi ruego sea atendido.
    Mis trece almas benditas a ustedes pido por la sangre que Jesus derramo, que mi ruego sea atendido. Mi señor Jesucristo que a ustedes protege me cubra con sus brazos y me proteja con sus ojos.
    Oh Dios de bondad, tu que eres mi defensor en la vida y en muerte, pido que me liberes de las dificultades que me afligen (pide tus necesidades: materiales, espirituales, afectivas...). Si me cumplen lo que deseo, prometo que quedare devoto vuestro y mandare publicar su oracion, y rezare 13 padrenuestros y 13 avemarias durante 13 dias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
©2012. Con la tecnología de Blogger.